Un propagandista norcoreano para director del Tecnológico Nacional de México.

La SEP pidió la renuncia como director del Tecnológico Nacional de México (TecNM) al Dr. Enrique Fernández Fassnacht, trabajadores cuestionan el nombramiento del posible nuevo director, Ramón Jiménez López

El Tecnológico Nacional de México (TecNM) es el conglomerado de educación superior más grande del país. Agrupa a 254 Tecnológicos con más de 600,000 estudiantes, más que la UNAM y el IPN juntos. Tiene un valor estratégico para el país, ya que las carreras que ofrece están diseñadas para cubrir la demanda de técnicos, sobre todo en zonas que habían estado excluidas del desarrollo técnico y científico a nivel nacional. Apenas hace unas semanas la SEP le pidió la renuncia como director al Dr. Enrique Fernández Fassnacht, un profesional intachable, a instancias de los dirigentes del SNTE, quienes controlan al TecNM como si fuera una más de las escuelas primarias bajo su férula. El Dr. Fernández Fassnacht cuenta con una impresionante trayectoria, habiendo sido rector general de la UAM, secretario general de la ANUIES y director general del IPN. ¿Su pecado? Haber tratado de elevar el nivel académico del TecNM promoviendo contrataciones de personal académico en base a exámenes de oposición, como es la regla en la UAM, UNAM, IPN y cualquier otra universidad digna del nombre. Eso, que es obvio en aquellas universidades, es anatema “neoliberal” para los dirigentes del SNTE, quienes están acostumbrados a manejar plazas a su arbitrio. El Dr. Fassnacht renunció y escribió en su carta de renuncia, muy claramente, que “en este momento mi perfil no corresponde al proyecto de transformación del país”. Es claro: un perfil de excelencia no corresponde a la degradación académica y científica que estamos atravesando.

Dr. Enrique Fernández Fassnacht. Foto: Lucía Godínez/EL UNIVERSAL

Si ya eso es preocupante, es decir, pedirle la renuncia a un académico tan distinguido a instancias de forajidos sindicales, el posible nombramiento de un nuevo director general que en los últimos 15 años solamente se ha distinguido como agente propagandista de la dictadura perpetua en Corea del Norte es tan absurdo que parece fake news. Trabajadores del TecNM han cuestionado el nombramiento de Ramón Jiménez López, que se ha filtrado a la prensa, en una carta dirigida al ejecutivo y a la SEP. Ahí escriben que el TecNM “necesita una persona cuya experiencia profesional, administrativa y académica estén alineadas a las expectativas de calidad, mejoramiento y desarrollo de la educación tecnológica de México”. Los inconformes hacen notar que no coinciden con la “postura cupular de la sección 61 del SNTE” que “obedece a intereses personales y de grupos muy cerrados”. Al no encontrar su cédula profesional ni sus datos como servidor público en las bases de datos correspondientes, se preguntan los firmantes: “¿De dónde salió?”

Pues salió del pantanal del PRD y ahora de Morena, partido para el cual dicta sesudas conferencias en su Instituto de Capacitación Política sobre los posibles aliados de la izquierda mexicana en Nicaragua, Venezuela, y en el “grupo de Shanghái”, que consiste en la República Popular China, Rusia, Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán y Uzbekistán, es decir sendas dictaduras. El posible director del TecNM es “Premio Internacional Kim Il Sung 2018” y desde hace quince años el presidente del “Comité Mexicano para el estudió del Kimilsungismo”, ideología que también se abrevia como la “Idea Juche”, la que en Corea del Norte se promueve como una filosofía a la altura del confucianismo.

Kim Il Sung es el dictador que se mantuvo en el poder en Corea del Norte de 1948 a 1994, es decir, durante 46 años. Le heredó el poder a su hijo Kim Jong-il, quien, a su vez, se lo heredó a su hijo Kim Jong-un. Éste mando a asesinar al primogénito de su padre para evitar cualquier posible competencia. Poco después de acceder al “trono”, Kim Jong-un ejecutó a su tío atándolo a la boca de un cañón. Es a través de esa cuasi monarquía hereditaria y criminal que la dinastía de Kim Il-sung se ha mantenido en el poder ya por 74 años.

La “idea Juche” que propaga el “Comité Mexicano para el estudió del Kimilsungismo” ha llevado al total aislamiento de Corea del Norte del resto del mundo. El país se encuentra en el lugar 96 del Índice Mundial del Hambre (o sea casi al fondo) ya que padece hambrunas periódicas. El 40% de la población está desnutrida y el 20% de los niños sufren retrasos en su crecimiento. De una población de 22 millones se estima que las hambrunas reclamaron las vidas de al menos medio millón de personas hasta la última década del siglo pasado. El mismo Kim Jong-un ha comparado la situación actual de Corea del Norte con el desastre conocido como la “Ardua Marcha”, un período de hambre que devastó al país hace treinta años. Durante la pandemia de los últimos dos años, Kim Jong-un rechazó las vacunas contra el Covid que le ofrecían las Naciones Unidas y ahora, con una población sin vacunarse, la epidemia ha explotado por todo el país.

Ramón Jiménez López ha estado en Corea del Norte, brindándole su apoyo a esta dictadura, como se puede apreciar en las fotos respectivas en Internet. Seguramente que viajó para allá con todos los gastos pagados, sobre todo para recibir su Premio Kim Il-sung, que viene dotado con “una medalla de oro, un certificado y una suma de dinero”.

El director en ciernes debe de estar muy orgulloso de su premio. Kim il-Sung, el Eterno presidente de Corea del Norte, ha sido convertido en una divinidad. La fecha de su nacimiento, el 15 de abril, fue declarado el “Día del Sol” y es ahora el equivalente de la Navidad occidental en aquel maltratado país. Los niños reciben dulces y regalos en esa fecha para “que sientan el amor del líder”.  Cuando murió su hijo y sucesor, Kim Jong-il, la fecha de su nacimiento se convirtió también en otra fiesta, el “Día de la Estrella de la Luz”. El año uno del nuevo calendario norcoreano comienza con el nacimiento de Kim Il-sung, quien se ha transformado así en una especie de Jesucristo oriental.

De manera que es fácil decir en qué consiste el “Kimilsungismo” que venera el posible nuevo director del TecNM: es un remedo de cuasi religión estatal que sirve para mantener a Corea del Norte atrasada y a sus ciudadanos esclavizados, siguiendo la “idea Juche” del autoaislamiento que solo conduce a la pobreza.

¿Puede ser el líder de una secta así, en México, el nuevo director del TecNM? Cuando personajes como éste, que, en el ámbito académico no provocan más que hilaridad y pena ajena, pueden acceder a esta clase de puestos, ¿qué nos revela esto sobre la SEP y el actual gobierno?

Con información de El Universal.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s