Trump quería desplegar 250 mil soldados en la frontera para “cazar” narcotraficantes.

Según revelaron funcionarios que hablaron de forma anónima con The New York Times.

Tras el asesinato de algunos integrantes de la familia LeBarón, el expresidente Donald Trump discutió enviar soldados a México para combatir a los cárteles; según revelaron funcionarios que hablaron de forma anónima con The New York Times, sus asesores intentaron desplegar a 250 mil elementos en la frontera, lo que hubiese superado a los 170 mil militares que estuvieron en Irak en el punto más álgido de la guerra.

En una nota publicada por Reforma se recuerda que, en noviembre de 2019, 9 miembros estadounidenses de la familia mormona LeBarón, 3 mujeres y 6 niños, fueron asesinados por cárteles de la droga en México mientras viajaban en Sonora.

Este caso fue aprovechado por Trump y sus aliados como evidencia de la necesidad de cerrar la frontera, un mensaje del que se hicieron eco los presentadores de Fox News y otros medios conservadores.

“Este es el momento de que México, con la ayuda de Estados Unidos, haga la GUERRA contra los cárteles de la droga y los borre de la faz de la Tierra. ¡Solo esperamos una llamada de su gran nuevo Presidente!”, escribió Trump en Twitter poco después del ataque.

Pero dentro de la Casa Blanca, Trump fue aún más explícito sobre el uso de la fuerza, según exfuncionarios que participaron en las discusiones con el mandatario sobre el tema.

Reforma añade que el entonces presidente estadounidense presionó a sus principales asesores para que enviaran fuerzas a México para cazar cárteles de la droga, al igual que los comandos estadounidenses han rastreado y asesinado a terroristas en Afganistán o Pakistán, dijeron los funcionarios.

Trump preguntó repetidamente sobre el envío de tropas a México, lo que obligó a los principales asesores de seguridad nacional a rechazar la idea, y señaló que para la mayor parte del Mundo, parecería una invasión estadounidense.

A pesar de su tweet, que prometía esperar la cooperación con las autoridades mexicanas, había preocupaciones dentro de la Casa Blanca de que Trump estuviera sugiriendo algo diferente: el uso unilateral de la fuerza militar para perseguir a los cárteles sin necesariamente obtener el permiso del Gobierno mexicano.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, rechazó explícitamente la oferta tuiteada por Trump.

“Apreciamos y agradecemos mucho al Presidente Trump y a cualquier Gobierno extranjero que quiera ayudar, pero en estos casos tenemos que actuar con independencia”, dijo.

En los meses siguientes, los funcionarios estadounidensesempezaron a considerar un enorme despliegue militar en el lado estadounidense de la frontera con México.

Reforma añade que, en la primavera de 2020, Mark Esper, entonces secretario de Defensa, se alarmó al enterarse de una idea que se estaba discutiendo en un alto mando militar y en el Departamento de Seguridad Nacional para enviar hasta 250 mil soldados, más de la mitad de los estadounidenses activos del Ejército, y una sexta parte de todas las fuerzas estadounidenses, a la frontera sur en lo que habría sido el mayor uso del ejército dentro de los Estados Unidos desde la Guerra Civil.

Con la pandemia del nuevo coronavirus en pleno auge, Stephen Miller, el arquitecto de la agenda de inmigración de Trump, había instado al Departamento de Seguridad Nacionala desarrollar un plan para la cantidad de tropas que se necesitarían para sellar toda la frontera con México. No está claro si fueron los funcionarios de seguridad nacional o el Pentágonoquienes concluyeron que se necesitarían un cuarto de millón de soldados.

El concepto se transmitió a los funcionarios del Comando Norte del Departamento de Defensa, que es responsable de todas las operaciones militares en los Estados Unidos y en sus fronteras, según varios exaltos funcionarios de la Administración.

Los funcionarios dijeron que la idea nunca se presentó formalmente a Trump para su aprobación, pero se discutió en reuniones en la Casa Blanca mientras debatían otras opciones para cerrar la frontera a la inmigración ilegal.

Si Trump hubiera continuado con el despliegue de tropas, habría representado una fuerza 2 veces y media del tamaño de las 100 mil tropas estadounidenses en Afganistán en el apogeo de la guerra de 20 años en ese país. También habría eclipsado la presencia estadounidense en Irakdurante la guerra allí: el número máximo de tropas en Irak en cualquier momento fue de unas 170 mil.

No está claro cómo el Departamento de Defensa pudo haber manejado tal despliegue. El Ejército de los Estados Unidos tiene alrededor de 481 mil soldados en servicio activo, pero muchos ya están desplegados en todo el Mundo, al igual que miles de infantes de marina, aviadores y otras tropas.

Enviar 250 mil soldados a la frontera, muchos de los cuales atraviesan tierras difíciles y no desarrolladas, también habría requerido un enorme esfuerzo logístico para albergar y alimentar a las tropas.

Al final, en lugar de un vasto despliegue del ejército en la frontera, la administración de Trump utilizó una oscura regla de salud pública, que sigue vigente hasta el día de hoy, el Título 42, para negar el asilo y cerrar efectivamente la entrada a los Estados Unidos desde México durante la pandemia.

Con información de Reforma

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s