El Premio Nobel de Física es para Syukuro Manabe, Klaus Hasselmann y Giorgio Parisi.

Son los teóricos de los sistemas complejos; el jurado de la Real Academia de Ciencias Sueca reconoce sus aportaciones para entender fenómenos como el cambio climático.

Por Miguel Ángel Criado* de El País.

La Real Academia de Ciencias Sueca acaba de anunciar la concesión del Nobel de Física a tres científicos “por sus contribuciones fundamentales para nuestra comprensión de los sistemas físicos complejos”. Entre esas contribuciones están el desarrollo de modelos matemáticos para comprender el cambio climático y la responsabilidad de los humanos en este proceso global.

Los tres premiados, uno japonés, otro alemán y un tercero italiano comparten el Nobel por sus estudios de grandes fenómenos caóticos y aparentemente aleatorios. Syukuro Manabe y Klaus Hasselmann sentaron las bases para entender la compleja interacción en clima y humanos. Por su parte, Giorgio Parisi ha sido reconocido por sus aportaciones a la teoría de los materiales desordenados y los procesos aleatorios.

El reparto del Nobel de Física de este año no es a partes iguales. La mitad va para Manabe y Hasselmann. La otra para Parisi. El reparto reconoce el trabajo relacionado de los dos primeros y, por separado las investigaciones del italiano.

Manabe es considerado el padre de los modelos climáticos que hoy permiten entender toda la complejidad del clima y proyectar cómo será su futuro. El japonés demostró cómo el aumento de los niveles de dióxido de carbono (CO₂) en la atmósfera estaba provocando la subida de las temperaturas. En los años 60 del siglo pasado, protagonizó el desarrollo de modelos físicos del clima terrestre. Sus trabajos son la base de cómo se modela la evolución climática en la actualidad. En concreto, fue el primero en estudiar la interacción entre la incidencia de la radiación solar y el transporte en vertical de las masas de aire. Manabe fue reconocido en España en 2017 por sus contribuciones climáticas cuando fue premiado, junto a su colega James Hansen, con el Premios Fronteras del Conocimiento en la categoría de cambio climático que concede la Fundación BBVA.

Klaus Hasselmann, profesor en el Instituto Max Planck de Meteorología (Alemania) comparte la mitad de la distinción con Manabe. En el comunicado de la Academia sueca lo reconocen “el modelado físico del clima de la Tierra, cuantificando la variabilidad y prediciendo de manera confiable el calentamiento global”. En los años 70 del siglo pasado, el alemán creó un modelo que vinculaba el tiempo y el clima, respondiendo así a la pregunta de por qué los modelos climáticos pueden ser fiables a pesar de que el tiempo es cambiante y caótico. Sus métodos también se han utilizado para demostrar que el aumento de temperatura en la atmósfera se debe a las emisiones humanas de dióxido de carbono. Hasselmann también fue reconocido en España. En 2010, la Fundación BBVA le concedía el Fronteras del Conocimiento por identificar la huella humana en el Cambio Climático.

El tercer premiado, que se lleva la mitad de los 10 millones de coronas suecas (986.000 euros) con las que está dotado el Nobel, es el profesor de la Universidad Sapienza de Roma (Italia) Giorgio Parisi. La Academia le reconoce “por el descubrimiento de la interacción entre el desorden y las fluctuaciones en los sistemas físicos desde la escala atómica hasta la planetaria”. Parisi descubrió hace 40 años Descubrió patrones ocultos en materiales complejos desordenados. Sus trabajos han sido claves para la teoría de sistemas complejos. Permiten comprender y describir muchos materiales y fenómenos diferentes y aparentemente completamente aleatorios, no solo en la física sino también en otras áreas muy diferentes, como las matemáticas, la biología, la neurociencia y el aprendizaje automático.

Por definición, los sistemas complejos constan de muchas partes diferentes que interactúan entre sí. Además de que pueden estar compuestos de un número enorme de componentes, su comportamiento puede regirse por el azar. De hecho, sistemas complejos como el del clima son además caóticos: pequeñas desviaciones en los valores iniciales dan lugar a grandes diferencias en un posterior escenario o resultado final. Para su impulso actual ha sido clave el desarrollo de la computación de altas prestaciones, pero sin las aportaciones teóricas de científicos como los premiados, las máquinas no habrían podido ayudar a los humanos a comprender problemas de tal magnitud.

El pasado año, El británico Roger Penrose, el alemán Reinhard Genzel y la estadounidense Andrea Ghez ganaron el premio Nobel de Física. El primero recibió la mitad del premio “por descubrir que la formación de agujeros negros es una predicción robusta de la teoría general de la relatividad”. Los otros dos compartieron la otra mitad “por descubrir un objeto compacto supermasivo en el centro de nuestra galaxia”.

El premio está dotado con diez millones de coronas suecas, unos 986.000 euros. Este premio sigue al anuncio efectuado ayer del Nobel de Medicina y que continúa mañana con el de Química. El jueves se anuncia el de la Paz y, finalmente, Economía, que se dará a conocer el lunes de la semana que viene.

*Es cofundador de Materia y escribe de tecnología, inteligencia artificial, cambio climático, antropología… desde 2014. Antes pasó por Público, Cuarto Poder y El Mundo. Es licenciado en CC. Políticas y Sociología.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s