Experiencia única representar a México en Juegos Olímpicos

Cerró el ciclo de conversatorios denominado “El deporte universitario en los Juegos Olímpicos”, que abordó temáticas relacionadas con la justa veraniega.

Representar a México en unos Juegos Olímpicos es una experiencia que marca a cualquier deportista para toda su vida, coincidieron exatletas que comparten relación con la UNAM y que compitieron en diferentes ediciones de los Juegos Olímpicos.

“La experiencia de haber competido ahí, me marcó para toda la vida”, dijo Maximiliano Aguilar Salazar, seleccionado de natación en los 100 metros mariposa en la justa veraniega de 1968 y que en ese entonces aún se encontraba en la prepa 5, durante el ciclo de conversatorios denominado El deporte universitario en los Juegos Olímpicos, que estuvo conformado por cinco charlas donde diferentes protagonistas del magno evento compartieron sus experiencias.

“Representar a México en los Juegos Olímpicos te marca para toda la existencia y en 1968 prevaleció la estrategia colectiva de todos los que participamos”, aseveró, por su parte, Melesio Piña Oregel, quien compitió en las pruebas de 400 metros planos y relevos 4 x 400, como alumno de la Facultad de Derecho de la UNAM.

Por su parte, Juan Alanís Guerrero, competidor de natación en la prueba de 1,500 metros libres y actual entrenador de la disciplina en esta casa de estudios, afirmó que representar a México en los Olímpicos de Tokio 1964 y en los mencionados de 1968 “fue un orgullo, es por lo que todos los atletas luchamos. Todo es trabajo, disciplina y calidad. Si no hay esas tres cosas, no llegas a los Juegos Olímpicos”.

Aguilar Salazar, actual director de Deporte Representativo del deporte universitario, quien ya siendo alumno de la Facultad de Economía representó a la bandera tricolor en los Olímpicos de Múnich 1972 y Montreal 1976, en polo acuático, puntualizó que los de México 1968 “fueron unos Olímpicos innovadores desde el punto de vista de la tecnología, fueron unos Juegos revolucionarios”, pues cabe recordar que fueron los primeros que se transmitieron por televisión vía satélite y que por primera vez se utilizaron sistemas electrónicos para calificar deportes, entre otras novedades y hazañas.

Universitarias en juegos olímpicos

En el mismo ciclo de charlas, mujeres atletas destacaron las experiencias adquiridas para alcanzar el sueño olímpico. “El mayor reto fue clasificar, luchar cada semana en cada país, lograr los puntos y todavía logrando los puntos no saber si vas a ir o no, eso fue muy desgastante, pero se logró”, destacó Norma Baraldi Briseño, clavadista en los Juegos Olímpicos de Montreal 1976 y que para ese entonces ya había concluido sus estudios de relaciones internacionales en la UNAM.

“En los tres meses previos de clasificación a los Juegos Olímpicos me mandaron a Europa para ocho copas del mundo, ahí encontré un enorme campo de aprendizaje y el apoyo de los equipos de otros países. Vas por el placer de hacer el combate”, manifestó Angélica Larios Delgado, egresada de la Facultad de Psicología y presidenta de la Asociación de Esgrima de la UNAM, quien compitió en los Olímpicos de Beijing 2008 como única atleta mexicana de esgrima.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s