Militares en Aguililla ahora también aislados, les destruyen el helipuerto

Los soldados son víctimas una vez más de la política de los abrazos, pues con maquinaria pesada supuestos pobladores destruyeron el helipuerto utilizado por el cuartel militar en Aguililla, Michoacán.

Los elementos ahí destacados solamente pudieron observar como las retroexcavadoras inhabilitaron el espacio con toda tranquilidad.

Desde diciembre pasado, integrantes del crimen organizado ahorcaron ese municipio serrano, ubicado a unos 84 kilómetros de Apatzingán, en la región de Tierra Caliente, pues es terreno disputado por varios grupos armados.

Los criminales bloquearon e incluso trozaron la carretera Apatzingán-Aguililla.

Aún con intentos del Ejército para liberar la vía, el bloqueo se ha mantenido, lo cual ha ocasionado un éxodo de habitantes y que el municipio carezca de abastecimiento de alimentos o productos básicos.

El Estado parece decidido a no actuar contra los delincuentes, a pesar de que en abril, un grupo de militares fue emboscado y dos soldados fueron asesinados.

Desde hace dos semanas, pobladores exigen al Ejército que actúe con más fuerza contra los criminales.

Estas acciones han derivado en agresiones al cuartel con piedras, bloqueos e incluso destruyeron el portón del regimiento con un camión de basura.

“Si el Ejército no actúa también será sitiado”, han advertido los pobladores.

El cuartel utilizaba el helipuerto para abastecerse de alimentos, así que con su destrucción, efectivamente los soldados estarán aislados, y por lo visto tendrán que suplicarle a los gandallas que bloquean los caminos que los dejen ir por provisiones.

El 7 de julio el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Andrés Manuel López Obrador pidió a la población no dejarse arrastrar por el crimen y llevar a la práctica “el principio de amor al prójimo”.

Y aseguró que “aunque se burlen voy a seguir diciendo: abrazos, no balazos”.

A principios del mes pasado AMLO prometió ir a Aguililla después de las elecciones del 6 de junio.

Aunque parece que ahora eso tendrá que esperar, pues aclara que si no ha ido al sitio de Aguililla es porque no quiere “hacerle el caldo gordo a la prensa amarillista” y a sus adversarios.

(Con información de Reforma)

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s