Morenistas ‘destapan’ a Sheinbaum al grito de ‘¡presidenta!’; Delgado se va abucheado

En el festejo de Morena celebraron el triunfo de la cuarta transformación, pero afloraron los reclamos y se anticiparon ajustes de cuentas internos.

En el festejo de Morena celebraron el triunfo de la cuarta transformación, pero afloraron los reclamos y se anticiparon ajustes de cuentas internos.

En el evento en el Auditorio Nacional, el presidente nacional del partido, Mario Delgado, recordó el triunfo del presidente Andrés Manuel López Obrador el 1 de julio de 2018, elogió sus logros en su gobierno desde Palacio Nacional, arremetió de nuevo contra “la mafia de la corrupción del PRIAN” y adelantó que se enjuiciará a los expresidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y a Enrique Peña Nieto “por corruptos”.

Pese a un reducido público por las medidas sanitarias y con la asistencia de funcionarios de diversas dependencias federales –fuera de horario laboral, según se aclaró–, de la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum; la secretaria de Seguridad, Rosa Icela Rodríguez; Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera; subsecretarios, gobernadores, alcaldes, legisladores locales y federales electos, el encuentro detonó los reproches.

En su participación al micrófono, Claudia Sheinbaum se quejó de que la derrota de Morena en la capital se debió a que “hubo un exceso de confianza y falta de unidad, así como diversos factores externos que fueron generando y provocando el resultado electoral”.

Algunos de los militantes invitados pasaron de los gritos de “¡Presidente! ¡Presidente!”, en alusión a López Obrador, al de “¡presidenta! ¡presidenta!”, lo que generó una sonrisa de la jefa de Gobierno.

La funcionaria también insistió que la derrota fue porque “se ensañaron con una guerra sucia de calumnias y mentiras” de la oposición, pero sostuvo que Morena “ganó el 75 por ciento de las casillas, con lo que sigue siendo la mayoría” y que “no le durará mucho el triunfo” a la alianza opositora, porque “sólo representan a la corrupción”.

El discurso de Mario Delgado fue interrumpido, primero, con porras de “¡Presidente!”, y luego con gritos y hasta abucheos, lo que provocó nerviosismo y equivocaciones en su lectura. Sin embargo, no desaprovechó, tomó de la mano a la funcionaria y le alzó el brazo para festejar la victoria.

Con información de El Financiero

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s