Peor ola de violencia criminal en dos décadas ensangrienta a la política mexicana

La recta final hacia los comicios legislativos y municipales en México ha sido ensombrecida por la peor ola de violencia criminal contra dirigentes locales de todos los partidos en dos décadas, con 83 políticos asesinados desde el 7 de septiembre pasado, cuando comenzó la campaña.

Por Víctor Flores García*

«Uno de los desafíos más preocupantes es la creciente tendencia de violencia política en México, que resulta en el asesinato de candidatos a cargos políticos», dijo la tarde del lunes Armand Peschard Sverdrup, observador internacional llegado del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de Washington.

Un informe de la firma especializada en evaluación de riesgos en materia de seguridad Etellekt Consultores, divulgado a principios de mayo, indica que desde el comienzo de la campaña en septiembre hasta el último día de abril, la violencia dejó 443 víctimas, 79 de ellas mortales, 12 de las cuales eran mujeres.

La violencia no ha dado tregua a nivel local, el eslabón más débil del poder político, y otros cuatro asesinatos de candidatos ocurrieron desde ese reporte hasta la fecha.

Esa huella de sangre sobre la contienda política, eleva el balance un 65 por ciento más comparado con el mismo periodo de los 8 meses previos a las elecciones presidenciales de 2018.

DINERO SUCIO POR TERRITORIO

Peschard Sverdrup, integrante de la misión de acompañamiento y observación electoral del Proyecto Delian de Estados Unidos y Canadá, considera que «la infiltración del dinero sucio del crimen organizado en las campañas es un gran desafío».

El especialista alertó que la violencia de las mafias organizadas ha orillado a los contendientes a recurrir a «estrategias de financiamiento irregular, como el uso de dinero en efectivo, su triangulación, la simulación de servicios y facturación falsa».

Según expertos, el objetivo de las organizaciones criminales es imponer en el 80 por ciento de las alcaldías que estarán en juego en casi 1.900 municipios, a políticos sometidos mediante amenazas, chantajes y ataques armados, al grado que el Gobierno federal bautizó a los agresores como el «Partido del Crimen».

El informe de Etellekt señala que el número de políticos y aspirantes asesinados este año es 30 por ciento superior a las 61 víctimas mortales del proceso electoral legislativo de 2015.

La violencia creciente dirigida contra ciudadanos que se atreven a competir por un cargo público ha dejado en el camino un reguero de asesinatos, amenazas, secuestros, robos, intimidaciones y otros ataques que siembran el terror.

ÁRBITRO EN LA MIRA

Una de las novedades más preocupantes para los observadores de estos comicios es la constante descalificación del Instituto Nacional Electoral (INE).

Esa institución es sucesora de la pieza maestra de la larga transición mexicana a la democracia: el Instituto Federal Electoral, que desde 1990 a 2014 organizó las contiendas electorales.

Aquel fue el momento en que las campañas salieron del ámbito del Poder Ejecutivo, donde estaban en la era del régimen autoritario que surgió de la Revolución Mexicana de 1910.

Jean-Pierre Kingsley, ex jefe de la Oficina Electoral de Canadá, también integrante del Proyecto Delian, advirtió el peligro que representan las tensiones con el INE que sostienen el presidente Andrés Manuel López Obrador y el gobernante Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

El oficialismo denuncia compra de votos y otros chantajes a los electores en el campo opositor, polarizando la contienda en una especie de referendo alrededor de la figura del líder de la izquierda nacionalista.

«Si se va a hablar de fraude, es necesario que esto venga acompañado de pruebas», planteó el observador canadiense.

La creciente compraventa de candidaturas, la mayor incursión de los cárteles del crimen y la ausencia de control gubernamental en amplios territorios del país, son los tres principales riesgos para México, según Kingsley.

BAJO AMENAZA

El presidente del INE, Lorenzo Córdova, cuya gestión está en la mira del Gobierno, aseguró que el 6 de junio próximo más de 93 millones de mexicanos serán libres de acudir a las urnas para elegir a los 500 diputados del Congreso federal y a 15 de 32 gobernadores.

«La violencia es un tema preocupante, pero no impide la organización de la elección», aseguró Córdova durante una mesa redonda realizada en la tarde del lunes.

Lo que sí le preocupa son las intenciones de Morena de restar credibilidad e incluso la intención de reemplazar al árbitro.

Esos amagos crecieron después de la suspensión de dos candidaturas a gobernador del oficialismo en Guerrero y Michoacán (centro oeste) por no reportar gastos de precampaña, acompañados de amenazas contra los consejeros electorales.

«Nunca habíamos visto en tiempos recientes que fueran tolerables expresiones como que ‘el INE debe ser exterminado’ o amenazas claras a las autoridades electorales», lamentó Córdova.

Los gritos de «¡Muera el INE!» en protestas que organizó el oficialismo, con ataúdes marcados por sus siglas, trazaron un retrato sombrío en un país donde cada día es asesinado un centenar de personas. 

*Sputnik

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s