¡Que ya se vayan!

Tere Vale

Vaya donde vaya (y miren que he recorrido recientemente muchas colonias y calles de mi ciudad), el clamor es el mismo: que ya se vaya Morena. Lo mismo piden en una colonia popular que en una colonia residencial. El hartazgo generado por los autoritarios y su indolencia perenne llegó para quedarse y va rápidamente generalizándose.

El 3 de mayo y la tragedia del metro de Tláhuac fue, pienso, la gota que derramó el vaso. Desde que el presidente dijo con todas sus letras que la compasión es de “conservadores” y que ¡al carajo! con eso de visitar a los deudos y víctimas de este desastre, la figura de AMLO comenzó a deteriorarse. Los comentarios del autócrata le han costado puntos de su popularidad y eso sí que le duele.

Todo lo que hemos escuchado en las mañaneras, después de esa noche trágica en la que 26 mexicanos murieron, son cortinas de humo para evitar responsabilizarse y responsabilizar a sus dos delfines: Sheinbaum y Ebrard, a los que no quiere tocar ni con el pétalo de una rosa. A pesar de todo ello, los mexicanos con solidaridad y empatía no olvidaremos los agravios que hemos recibido de parte de este gobierno. Ya son muchos:

* Seguimos sin medicamentos para los niños con cáncer.

* Los feminicidios han aumentado sustancialmente en la CDMX y especialmente en la alcaldía Miguel Hidalgo.

* La economía continúa sin la recuperación esperada.

* El austericidio ha logrado que el mantenimiento en nuestro país y ciudad se vuelva generador de desgracias-

* Tenemos de menos 2 millones de desempleados en este momento más los que se acumulen de jóvenes que ingresan este año a la PEA.

* La inversión extranjera ha disminuido ostensiblemente.

* Han salido en los meses más recientes más de 6 mil millones de pesos de nuestro país.

* Los inversionistas extranjeros ve a México con desconfianza y poco seguro para invertir.

* Hay 10 millones más de pobres.

* El empleo informal y de mala calidad ha crecido sustancialmente.

* Las energías limpias han sido relegadas a pesar de los convenios internacionales que las favorecen.

* Los militares se apoderan lenta pero consistentemente de nuestro país, cuando se prometió en campaña que regresarían a los cuarteles.

* La ciencia y la cultura están olvidadas. Se habla de una “ciencia neoliberal” digna del estalinismo y la cultura se ha vuelto “un detente” para todos los creadores que no se vuelvan sumisos al régimen.

* El crimen organizado se enseñorea en nuestro país ante la absurda política de abrazos no balazos.

* El subejercicio gubernamental, las obras faraónicas y las adjudicaciones directas muestran de frente y sin tapujos una mayor corrupción que en sexenios pasados, que ya es decir.

* El turismo está muertos, los restaurantes cerrados, las MYPIMES moribundas, pareciera que el lema de la 4T es todos cada vez más pobres.

* Los que no piensan como el autócrata son “conservadores” (cualquier cosa que eso sea) y lo mismo a periodistas que académicos se les hostiga diariamente y estigmatiza.

* Se trata de amordazar a la libertad de expresión.

* El presidente no respeta a la ley y Morena trabaja arduamente por una concentración de poder absoluto. Se viola la ley electoral con el objetivo final de hacer una a modo, destruir al INE y en general a todos los órganos autónomos (que, según Monreal, está podridos) ya que pueden significar un contrapeso al autoritarismo.

Y como decía al principio, no olvidemos a los que han muerto, esa amarga noche en Tláhuac por culpa de la ambición. Tampoco borremos a los 600 mil fallecidos (según cálculos de expertos) por la pésima gestión de la pandemia. Basta de distractores, exigimos rendición de cuentas y castigo a los responsables de tanto dolor.

En fin, podría seguir con este triste recuento de hechos desquiciados que muestran lo que está pasado en nuestro querido México, en estos casi tres años de pesadilla con la cuarta transformación.

Una pequeña luz se ve para nuestra democracia en este ya muy cercano 6 de junio. No desperdiciemos esta oportunidad. Salgamos todos a votar para que ya se vayan. No es una frase más, en verdad nuestro voto vale. No lo olvidemos.

etcétera

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s