Ordena presidente del TEPJF a magistrados anticiparle el sentido de su voto, so pena de cancelar sesiones

En una maniobra inédita que pretende presionar el sentido del voto de los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, el magistrado presidente, José Luis Vargas, pidió “la colaboración” de los magistrados de la Sala Superior para que antes de cada sesión, le informen del sentido de su voto en cada uno de los asuntos que se tratarán en las sesiones públicas y fundó su petición en el artículo 191 la Ley Orgánica del Poder Judicial, que simplemente le autoriza a “mantener el orden en las sesiones”.

En un oficio firmado por el Secretario General de Acuerdos, Carlos Vargas, con fecha 18 de mayo de 2021, el magistrado presidente gira la instrucción de que cada magistrado adelante cómo votara en cada uno de los asuntos que se traten en las sesiones públicas.

Sustenta esta petición en “el acuerdo aprobado por el pleno de la Sala Superior el pasado doce de mayo, en el cual se determinó la supresión de las reuniones previas para tratar los asuntos de sesión pública y pasar directamente a la misma”.

En efecto, dicho acuerdo existe, pero, tal como el propio Vargas informó en su cuenta de Twitter, la supresión de esas reuniones previas tenía un objetivo diferente: justamente que no se pudiera saber el sentido del voto de cada magistrado.

En el tuit del 12 de mayo, cuya imagen ponemos aquí, Vargas señala:

“El día de hoy el Pleno de la Sala Superior del TEPJF decidió por unanimidad dejar la práctica de las sesiones previas a las públicas, cuestión que abona en la transparencia e impredicibilidad de las decisiones. ¡Felicidades!”.

Por lo visto, poco le duró al magistrado ese gusto por la “impredicibilidad”, puesto que 6 días después gira instrucciones en el sentido de que cada magistrado deberá anticipar el sentido del voto, con lo que pierde todo sentido siquiera realizar una sesión, que se celebra justamente para exponer, debatir y ponderar cada uno de los asuntos en discusión y con ello, cada magistrado sostiene o cambia el sentido de su voto, de acuerdo a los argumentos expuestos.

Con la instrucción girada, Vargas pretende reducir las sesiones a un mero pase de lista y se abre la puerta a que, enterado de la postura de cada magistrado en temas torales, se pueda ejercer sobre ella o él alguna clase de presión para que cambie de parecer.

Esto ocurre luego de que durante la sesión en que se confirmó la cancelación de la candidatura de Félix Salgado Macedonio, varios magistrados dieron “la sorpresa” de variar su postura, que en algunos casos fue reticente a aplicar dicha sanción al morenista, pero que luego, y entre rumores de graves desacuerdos con el magistrado presidente cambió radicalmente. Se recordará que Vargas se quedó solo defendiendo a Salgado y por mayoría, se le quitó la candidatura.

En el oficio del 18 de mayo, el secretario pide, a nombre del magistrado presidente, que “se sirvan instruir a quien corresponda para que me sean enviados, antes del inicio de la sesión privada, en el formato que enviaré, el sentido de su voto en cada uno de los asuntos listados para ser discutidos y resueltos en la sesión pública”.

Así, quedarían bien “planchadas” con anterioridad las sesiones, que se transmiten vía YouTube a toda la ciudadanía, que atestigua los diferendos naturales entre los magistrados y que, por ello mismo, fueron testigos de la forma en que José Luis Vargas defendió, con argumentos endebles, a Salgado Macedonio.

Sigue el oficio:

“No omito señalar que en caso de no poder contar con la información solicitada, de conformidad con las atribuciones conferidas al presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación en la primera parte de la fracción III del artículo 191 de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, así como en el Acuerdo General 4/2020, la sesión pública será suspendida momentáneamente y cuantas veces llegue a ser necesario, a efecto de contar con las condiciones óptimas para poder reflejar de manera clara y puntual el resultado de la votación de las y los magistrados”.

Y, ¿qué dice la fracción III de la ley citada? Algo que no tiene ninguna relación con solicitar el sentido del voto. Señala que entre las atribuciones del presidente del Tribunal Electoral se encuentra el “conducir las sesiones de la Sala Superior y conservar el orden durante las mismas. Cuando los asistentes no guarden la compostura debida, podrá ordenar el desalojo de los presentes y continuar la sesión en privado”.

Dicho sencillamente, Vargas requiere que cada magistrado renuncie a su derecho de cambiar el sentido de su voto en el momento de la sesión, para poder así amarrar con certeza los resultados de los asuntos relevantes, tal como corresponde a quien se ha plegado a los designios del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Con información de etcétera

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s