EEUU no planea derribar cohete chino errante

Estados Unidos no tiene planes de derribar un cohete chino fuera de control y que se precipita hacia la Tierra, dijo el jueves el secretario de Defensa, Lloyd Austin.

“Tenemos la capacidad de hacer muchas cosas, pero no tenemos un plan para derribarlo en este momento”, dijo Austin a los periodistas.

Los expertos del Pentágono esperan que el cohete Long March 5B, que cayó fuera de órbita tras separarse de la estación espacial de Pekín, caiga en la superficie en algún momento entre el sábado y domingo.

Pero es difícil predecir cuándo y dónde caerá.

“Tenemos la esperanza de que caiga en un lugar donde no dañe a nadie. Ojalá en el océano, o en algún lugar así”, afirmó Austin, quien insinuó una negligencia por parte de China al dejar que el cuerpo del cohete se saliera de órbita.

“Creo que esto habla del hecho de que, para aquellos de nosotros que operamos en el dominio espacial, hay requisitos (de seguridad), o debería haber un requisito para operar de forma segura y reflexiva”, indicó Austin.

Es necesario “asegurarnos de que tenemos en cuenta ese tipo de cosas cuando planificamos y realizamos operaciones” en el espacio, agregó.

China lanzó el jueves pasado el primero de los tres elementos de su estación espacial, la CSS, que fue propulsado por un cohete Long March 5B. Es el cuerpo de este cohete el que aterrizará en los próximos días, y nadie sabe dónde.

“Es casi el cuerpo del cohete, si entendí bien. Está casi intacto”, agregó, y detalló que el reingreso a la atmósfera está previsto “alrededor del sábado”, dijo previamente el portavoz del Pentágono, John Kirby.

Tras la separación del módulo espacial, el lanzador comenzó a orbitar el planeta en una trayectoria irregular, perdiendo altura lentamente, haciendo casi imposible cualquier predicción sobre su punto de entrada a la atmósfera, y por tanto de su punto de caída.

Es posible que se descomponga al entrar en la atmósfera, dejando solo escombros pequeños para chocar.

Y si permanece intacto, siendo el planeta un 70% de agua, hay una buena posibilidad de que el cohete caiga en el mar, aunque no es seguro. Podría estrellarse contra un área poblada o contra un barco.

Cuando se le preguntó sobre la posibilidad de que los desechos espaciales sean destruidos si áreas terrestres están en riesgo, el portavoz del Pentágono respondió que era “demasiado pronto” para decirlo.

“Lo estamos observando, lo estamos siguiendo tan de cerca como podemos”, dijo. “Pero es demasiado pronto para saber adónde irá y si hay algo que hacer”.

Esta no es la primera vez que China pierde el control de una nave espacial en su regreso a la Tierra. En abril de 2018, un laboratorio espacial Tiangong-1 se desintegró al reingresar a la atmósfera, dos años después de que dejara de funcionar. Las autoridades chinas negaron que el laboratorio estuviera fuera de control.

(AFP)

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s